Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Squezze Play

(Ven, 2007, Gran Hermano en Very Happy por Italian Danzig)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Para la generación de los hípicos que nacimos entre 1965 y 1990 hablar de grandes atropelladores de fondo es evocar el recuerdo de purasangres como Tío Julio, Salt Lake, Indudable, Mantle, Aragonero y Termidor por mencionar solamente algunos, incluso cuando se han realizado encuestas sobre el tema solemos rememorar a esos equinos que hicieron vida en el siglo 20, pero si algún ejemplar del presente siglo ha logrado emular las hazañas de los antes mencionados es sin dudas el criollito Squezze Play, a quien le rendiremos este homenaje.

 

De pelaje zaino nació el 22 de marzo de 2007 en el Haras San Francisco (cuna del crack Winton) siendo un hijo de Gran Hermano en Very Happy por Italian Danzig. Su padre fue un linajudo importado en vientre de poderoso físico hijo de Colonial Affair en Luminaria por Majestic Light, ganador clásico de 7 en 34 salidas a cuya primera producción perteneció Squezze Play. Por el lado materno fue el séptimo producto de Very Happy, una hija de Italian Danzig en Stellamatutina por Great Above que fue ganadora de 5 en 13 salidas siendo especialista en tiros cortos, la cual había dado antes de él a algunas buenas ganadoras como Africana y Bello Amanecer.

 

Queremos ampliar un poco la historia de su origen porque nos parece que la suya tuvo algunas particularidades que vale la pena reseñar. La yegua Luminaria (abuela paterna de Squezze Play) era propiedad del Haras Gran Derby donde dio en la década de los 90 a muy buenos corredores como el selectivo Jorge D y Rey Fer (que corrió el Simón Bolívar 99) habiendo sido reexportada a Estados Unidos para ser vendida en Keeneland. Es allí donde fue adquirida por el Haras Monumental estando preñada por el semental Colonial Affair, ese producto importado en vientre fue Gran Hermano, adquirido en cifra tope de subasta por el Sr. Vittorio Lungavite para el Stud Los Grandes (quien acostumbraba comprar purasangres de calidad sin reparar en su costo) con mucha ilusión de tener en sus manos a un campeón dado su excelente pedigrí aunado a su hermoso físico.

 

Si bien Gran Hermano fue un buen corredor y ganador clásico (JCV 2002, además de dos copas) que incluso escoltó en pruebas grado uno al super campeón My Own Business (le llegó 2do en el Presidente de la República y Fuerzas Armadas de 2003, en ambos el hijo de Voyageur tuvo que implantar récord de pista para ganárselo) consideramos que quizás no consiguió completar la campaña que probablemente esperaban de él, tal vez quedó debiendo algún triunfo clásico en pruebas grado uno. Sin embargo, quien diría en ese momento que un hijo suyo obtenido en un cruce con una yegua que corría básicamente distancias cortas terminaría siendo múltiple ganador clásico, incluyendo al magno evento del calendario hípico nacional.

 

Squezze Play heredó de su padre su excelente estampa física pues su peso al comienzo de su actividad como pistero andaba por los 450 kilos, pero eventualmente con el pasar del tiempo fue obteniendo masa muscular llegando a registrar en su penúltima actuación un total de 497 kilogramos. Defendió inicialmente los colores del Stud De Caripe y fue entrenado por el veterano Nelson Henríquez, quien le llevó con mucha calma para llegar a lograr sus grandes hazañas.

 

Su estreno se produjo el 16 de mayo de 2010 con la monta de Yonder Rodríguez, pero no mostró gran cosa pues arribó décimo a 22 cuerpos del vencedor Wild West. El 18 de julio finalizó noveno a 13 cuerpos de Río de la Plata y corriendo seguido con la monta de Fernando José García mejoró al arribar tercero a 2 ¼ cuerpos de Rey Will tras haber punteado la carrera casi desde el comienzo, pero aflojando en los últimos doscientos metros.

 

Cuando parecía estar listo para salir del lote tuvo una actuación agridulce el 28 de agosto con la monta de Maikel Rodríguez pues vino con mucha fuerza en la recta final donde parecía decidir con el puntero Prince Of Dirt pero perdió el empuje que traía y terminó séptimo a siete cuerpos del vencedor aflojando bastante al final. Dos semanas después llegó tercero de Handsome Billy con buen avance en los metros finales, pero por tropiezos causados en plena carrera al caballo Beto fue distanciado al sexto lugar.

 

Aunque venía mejorando paulatinamente todavía no había podido concretar una victoria, pero eso cambiaría el 25 de septiembre cuando a pesar de una mala partida logró recuperarse para dominar a la entrada de la recta final y consolidar su liderato para alcanzar un sólido triunfo por 2 ¼ cuerpos sobre Come On Jet en el buen tiempo de 85”1 para 1400 metros. El 6 de noviembre ratificó su buen momento a pesar de subir de lote y distancia cuando en G-1 logra vencer hasta por 13 cuerpos a Beto agenciando 111” para 1800 metros, viéndose muy solvente en los cuatro codos exhibiendo importante evolución.

 

Dos semanas después en G-2 le tocó hacer pasantía al enfrentar a otros buenos ejemplares en ascenso, finalizó tercero a 6 ½ cuerpos de Gran Charlie (que al mes siguiente llegó 2do en el Clásico Internacional del Caribe detrás de Water Jet) y allí entró segundo Karún (mejor conocido por ganar 4 veces el Clásico Nuestra Señora de la Chiquinquirá en Santa Rita, donde fue campeón), con esa actuación cerró su temporada como tresañero dejando buen sabor entre sus allegados y enseñando que podía llegar a mejores lotes.

 

Debutó como cuatroañero el 12 de febrero de 2011 con la monta de Ronald Ordoñez arribando cuarto a trece cuerpos de The Skyler Ángel (futuro ganador clásico) en G-2ó3, el 19 de marzo dio una muestra de su potencial cuando en su lote perdió en cerrado final ante el potro Il Macchiato (el que luego sería doble coronado ese año) llegándole a solo medio cuerpo y superando con holgura al resto del lote en una milla, mientras que el 16 de abril conducido por Maikel Rodríguez en 1800 metros finalizó cuarto a 13 cuerpos de Feel D’Heat (posteriormente múltiple ganador clásico) que venció de punta a punta con mucha facilidad.

 

Pero corriendo seguido siendo montado por el campeón Emisael Jaramillo bajó al tiro de 1400 metros y respondió con fácil triunfo por 2 cuerpos sobre My Winder Son agenciando 84”3. El 15 de mayo pasa a manos de Ronald Ordoñez en G-2ó3 logrando tomar desquite ante Feel D’Heat al superarlo fácilmente por 3 cuerpos dejando 90”1 para 1500 metros. El 5 de junio mantuvo la racha triunfal subido al lote de G-3ó4 superando por 2 cuerpos a Sheikh Khalil marcando 91” para 1500 metros, luciendo muy solvente en los tiros intermedios.

 

Vista su gran condición, sus allegados se aventuraron a participar en la prueba que quizás tiene mayor jerarquía del hipismo valenciano como es el Clásico Batalla de Carabobo, por ser una competencia abierta a ejemplares de otros hipódromos y que en varias ocasiones los invasores habían conquistado triunfos allí (Jet Prince, Mostafá, Lady Raquel, Torricelli y Vinceró ganaron antes desde la capital). Entre otros le tocó enfrentar a los grandes pisteros del patio como Tío Llamal (Caballo del año Hinava 2011) y King Juancho (co-campeón maduro 2011) además de otros corredores de La Rinconada, pero el hijo de Gran Hermano exhibió su clase al conquistar de manera sorpresiva el evento tras vencer por 3 ½ cuerpos al extraordinario King Juancho en tiempo de 152”3 para 2400 metros a pesar de confrontar algunos tropiezos al momento de iniciar su avance por la baranda.

 

 

Tras lograr su primer triunfo importante en la pista carabobeña fue regresado a La Rinconada para continuar su campaña, siendo inscrito el 31 de julio en el Clásico Guardia Nacional Bolivariana donde cumplió aceptablemente desde el tercer lugar a unos 5 cuerpos detrás del rendidor Tato Zeta y el veterano King Seraf que le precedieron, siendo montado ese día por Carlos Andrés Olivero. El 28 de agosto en el marco de la Gala Hípica de Caracas intervino en el Clásico Propietarios La Rinconada, pero se vio impotente ante la superioridad del campeón Water Jet que galopó de punta a punta, arribando Squezze Play sexto a 19 cuerpos sin ser enemigo en ningún momento con la monta de Ronald Ordoñez.

 

El día 11 de septiembre pasó a manos de Alfredo García Paduani (quien se convertiría en su jinete oficial por el resto del año) bajado al lote de G-4,5ó6, pero cayó desde el tercero a 3 ¼ cuerpos de Derby Poet en 1500 metros. Corriendo seguido participó en la milla y media del Clásico Copa de Oro de Venezuela, pero fracasó arribando sexto a doce cuerpos del importado Dixie Emperor (ganador del Simón Bolívar 2010), habiendo aflojado en la recta final luego de vivir buen momento antes del giro de la última curva.

 

Quiero hacer un paréntesis acá para comentar que hasta este momento de su campaña el caballo Squezze Play había logrado varios triunfos y buenas figuraciones corriendo en atropellada aunque por lo general accionando entre las posiciones intermedias para contactar a los punteros al giro de la curva o en la entrada de la recta final,

 

Pero a partir de su próxima actuación se cambió su forma de correr (no sabemos si fue planificado buscándole final o algo espontáneo que solo sucedió) ya que empezó su estilo de ir “a las perdidas” (último, desconectado del pelotón inicial) que le traería resultados positivos inmediatos el 16 de octubre en la Copa Vittorio Catanese al sorprender en los metros finales superando por ¾ de cuerpo a Crazy Dollar que se había escapado en la punta y parecía ganador, agenciando 120”1 para 1900 metros en su segundo triunfo selectivo. En esta prueba apareció con los colores del Stud Milagritos, en homenaje a una malograda potranca del mismo entrenador.

 

 

El domingo 30 de octubre era la fecha fijada para la disputa del Clásico Simón Bolívar, con nómina reducida de apenas siete participantes pero sin dudas era una de lujo pues figuraban allí: el campeonísimo Water Jet (triple coronado invicto de 2010 y de 12-11) con Emisael Jaramillo, el excelente Tato Zeta (de 12-9 y varios clásicos) con Richard Bracho y el importado Dixie Emperor (ganador del Bolívar 2010 y la COV 2011) con Rigo Sarmiento como el trío protagonista, mientras el resto del lote parecían “actores de reparto” para acompañar a esas estrellas equinas y sus estelares jinetes.

 

Sin embargo, evidenciándose una vez más que las carreras hay que correrlas, el desarrollo de la misma estaría repleto de situaciones inesperadas: en el inicio de la prueba se produjo la rodada de Rigo Sarmiento (Dixie Emperor), luego vendría una lucha a muerte entre Water Jet y Tato Zeta que prácticamente los eliminó de la competencia, quedando ambos a merced de los atropelladores que aprovechando las circunstancias coparon la escena. Entre ellos, el de mejor final fue el sorprendente Squezze Play que mostrando estamina y consistencia para la distancia logró superar con facilidad a Gran Charlie por 6 cuerpos agenciando 153”3 para los 2400 metros.

 

 

Para casi todos los involucrados con este ejemplar fue su primer triunfo en el magno evento (jinete, preparador, stud, semental, yegua madre), solamente su natal Haras San Francisco había saboreado las mieles del triunfo a través del recordado Winton en 1986. Como nota curiosa, era la tercera vez que el valioso hijo de Gran Hermano lograba hilvanar triunfos de manera consecutiva, es decir, cada vez que lograba ganar viniendo de una derrota mínimo alcanzaba otra victoria en su siguiente actuación.

 

A pesar de su triunfo en la prueba más importante de nuestro calendario el valioso ejemplar no fue seleccionado entre los principales representantes de Venezuela para la Copa Confraternidad del Caribe a disputarse en Panamá, siendo escogido como el principal suplente del trío conformado por Tato Zeta, Gran Charlie y San Nicolás. Al quedarse en nuestro suelo patrio fue inscrito en el Clásico Burlesco que se disputó el 4 de diciembre, pero finalizó quinto a siete cuerpos del sorpresivo Frank Ross, el cual en calidad de outsider logró vencer con facilidad por casi cinco cuerpos al favorito en taquilla The Skyler Ángel y luego arribaría Mr. Dimitri, cerrando así su participación en esa temporada.

 

De cara al año 2012 el pupilo del Stud Milagritos confrontó algunos inconvenientes de salud que le impidieron participar en pruebas públicas durante el primer semestre, se conoció que llegó a tener problemas gástricos y de sangramiento. Por esa razón reapareció el 14 de julio en una competencia de Reclamo para ejemplares valorados en 60 millones en el incómodo recorrido (para él) de 1200 metros con la monta de Miguel Cobis y ahora entrenado por José Gregorio Bolívar, donde a pesar de tener prácticamente todo en contra fue capaz de cumplir arribando segundo a 4 cuerpos de Che Che Colé que respondió como uno de los favoritos. El 5 de agosto subió a los cuatro codos en el lote de G-5+ con la monta de Francisco Arrieta, pero hizo extraños en los 200 metros finales (cargándose hacia adentro) y no pudo alcanzar a Sir Churchill que se creció en la punta, arribándole segundo a solo cuerpo y medio; estas dos actuaciones serían las únicas competencias no selectivas de su campaña desde su incursión en la Copa de Oro de Venezuela 2011, pues el resto de sus actuaciones serían todas en copas y clásicos. Con el mismo jinete y en el marco de la Gala Hípica de Caracas disputó el 26 de agosto el Clásico Propietarios La Rinconada, pero no pudo hacer mayor cosa ese día al arribar sexto a 7 ¾ cuerpos de King Carlos Juan que brilló en esa ocasión para alzarse con el triunfo.

 

El 16 de septiembre pasó a manos de Leonel Reyes Ramos cuando intervino en el Clásico Copa de Oro de Venezuela, pero cayó desde el quinto lugar a unos 10 cuerpos del potro Comediante, el cual comenzaba su ruta al estrellato. Pero fue el 14 de octubre en el Clásico Jockey Club de Venezuela con la conducción de Iván Pimentel Junior que el veterano corredor reverdecería laureles cuando en gran demostración logra derrotar por 2 ¼ cuerpos al fenomenal Tato Zeta que intentó unir salida y llegada pero no pudo contener el feroz avance de Squezze Play, el cual agenció 110”3 para los 1800 metros y terminó parando en los últimos metros por la comodidad de su victoria.

 

 

Impedido de participar en el Simón Bolívar que se corrió a finales de octubre por razones de edad (ya era cincoañero) su siguiente compromiso fue el Clásico Burlesco disputado el 2 de diciembre en el que triunfó de manera contundente al superar por 9 cuerpos al veloz Señor Acuña (campeón sprinter y millero de 2013) dejando 110”2 para los 1800 metros, ratificando su total recuperación de aquellos problemas físicos que le aquejaron. Valga acotar que por cuarta ocasión en su dilatada campaña era capaz de hilvanar triunfos consecutivos, lo que nos deja en claro que cuando andaba en plenitud de condiciones podía ejercer hegemonía aún en los mejores lotes.

 

 

Regresó para la que sería su última temporada como pistero (ya con seis años) el 24 de febrero de 2013 para disputar la Copa Arzak, una carrera muy atractiva en el papel por sus participantes: King Carlos Juan (campeón maduro 2012 y ganador del Confraternidad del Caribe), Heisenberg (campeón del Caribe y Caballo del año 2011), Comediante (ganador del Bolívar y Casquillo de Oro como Caballo del Año 2012) y el veterano Squezze Play (ganador del Bolívar 2011), además de otros dos que iban en ascenso como Magic Marine y Alenel.

 

Durante su desarrollo fue una prueba muy disputada con Heisenberg haciendo el gasto, antes del giro de la curva final ya Comediante había pasado de viaje a dominar, pero en la recta final vino la atropellada mortal de Squezze Play para ganar de manera fácil por 3 ¾ cuerpos sobre el propio Comediante dejando crono de 118”2 para 1900 metros y manteniendo su racha victoriosa, aunque al momento creo que nadie sospecharía siquiera que se estaba viendo lo que fue su último triunfo de por vida. Por cierto, excelente la narración de Andor Tarkanyi cuando vislumbró el demoledor avance del notable hijo de Gran Hermano desde los 700 metros finales aproximadamente.

 

 

Luego de ese bonito triunfo en aquella copa que pareció un clásico y justo cuando parecía vivir su mejor momento como pistero el caballo Squezze Play comenzaría una racha de siete derrotas que culminarían su participación en pruebas públicas: el 24 de marzo como el máximo favorito de la competencia arribó tercero a 16 cuerpos de King Carlos Juan y Comediante (que decidieron por foto) en el Clásico José María Vargas. El 19 de abril finalizó sexto a 21 cuerpos de Chao en la milla y media del Clásico Presidente de la República sin poder ser enemigo en ningún momento.

 

El 9 de junio fue bajado al tiro intermedio buscando un cambio dados los resultados más recientes, pero allí llega séptimo a 16 cuerpos del veloz Señor Acuña en la Copa Polo Grounds. El 5 de julio participó en la popular “carrera mata caballos” como llaman al Clásico Fuerza Armada (el de mayor recorrido en nuestro calendario) donde se le esperaba una gran actuación por su estilo de accionar a las perdidas, pero no pudo hacer mayor cosa y terminó sexto fuera de carrera detrás del vencedor Tonyseraf.

 

Luego de esa gris exhibición fue descansado tres meses regresando el 13 de octubre para disputar la Copa Vittorio Catanese (que la ganó en 2011) con la monta de Richard A. Pérez (conocido como “el ratón”), allí por momentos pareció ser el de siempre cuando inició su acostumbrado rush en los 600 metros finales que le permitió pasar del cuarto al segundo y entrar a la recta final con mucho peligro para el puntero Heisenberg, pero se apagó en los últimos metros y terminó perdiendo hasta el lugar de escolta con Roy’s Revenge por lo que finalizó tercero aunque a solo 2 ¼ cuerpos del campeón del caribe 2011.

 

El día 3 de noviembre fue bajado una vez más a la intermedia en el Clásico Gradisco donde le tocó enfrentar a uno de los mejores milleros que ha pasado por La Rinconada, el excepcional Tato Zeta que los galopó por 6 cuerpos en gran demostración mientras que el veterano Squezze Play cumplía decorosamente al mostrar su fuerte avance final que le permitió arribar tercero a solo medio cuerpo del segundo que fue Señor Acuña, por lo que se creía estaba de vuelta. Sin embargo, el 1 de diciembre participó en el Clásico Burlesco (que ganó el año anterior) pero esa vez no fue capaz de exhibir su atropellada para arribar sexto a 13 cuerpos del extraordinario Heisenberg que logró conquistar de punta a punta con Santiago González la que sería su última victoria de por vida. En cuanto a Squezze Play, con esa actuación mostraba nuevamente que ya no era el mismo de antes, por lo que sus allegados tomaron la decisión de retirarlo definitivamente de su actividad como pistero.

 

Su campaña se resume en 11 triunfos de 36 salidas (de ellos cuatro clásicos y dos copas) completando con 3 segundos, 7 terceros, 2 cuartos y 2 quintos además de once actuaciones fuera de pizarra, acumulando en ganancias la suma de Bs 1.235.828, dejando para el recuerdo sus brillantes actuaciones corriendo desde atrás que nos permiten catalogarlo por ahora como “el gran atropellador criollo del siglo 21”. Fue enviado al Haras La Parcela para fungir como semental, pero no le conoce descendencia.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, Sr. Luigi Miglietti T., www.pedigreequery.com, Dr. Javier Farache.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 30 de abril de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados