Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Tie Hand

(Ven, 2010, Wildcat Heir en Malpractice MD por Langfuhr)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Para el aficionado hípico común la presencia de ejemplares capaces de desarrollar gran velocidad en tiros cortos (los llamados sprinters) presentan un atractivo especial porque suelen ser animadores en cada actuación, si a eso le sumamos calidad para unir salida con llegada pueden convertirse en ídolos o al menos dejar una huella perenne en la memoria de los espectadores. ¿Quién no recuerda campeones como Burking, Príncipe Gris, Jorge Prince o Pedro Caimán? Enlisto cuatro sólo por nombrar algunos de mediana o reciente data, aunque hay otros que sin alcanzar tantos logros han hecho méritos para ser recordados, como el homenajeado que llevó el nombre de Tie Hand.

 

De pelaje alazán nació el 5 de abril de 2010 en el Haras La Mulera, fue un importado en vientre hijo de Wildcat Heir en Malpractice MD por Langfuhr. Su padre (USA 2003, Forest Wildcat en Penniless Heiress por Pentelicus) fue un destacado corredor ganador clásico de 6 en 12 salidas y produjo US$424.460, que brilló en la cría siendo Líder Semental en la Florida varias veces y además implantó en 2009 un récord norteamericano de 39 dosañeros ganadores con su primera producción (nacida en 2007), lo cual evidencia claramente su capacidad para transmitir rapidez y precocidad a sus descendientes.

 

Su madre (USA 2004, Langfuhr en Jury´s Still Out por Dahar) no pudo ganar en cinco salidas, pero gracias a su buen origen fue llevada pronto a la cría donde produjo en 2009 también por Wildcat Heir a Sheer Talent, ganadora de 9 en 83 salidas y más de 200 mil dólares. Fue traída a Venezuela con Tie Hand en su vientre, luego daría en nuestro país a los ganadores clásicos Attraction (campeón sprinter 2018) y Crackspeed, lo cual le ratifica como una excelente matrona e indiscutible mejoradora de la cría nacional.

 

Fue adquirido por el Sr. José Rafael Rojas para defender los colores del Stud Inversiones Gizem, quien a su vez fungió como su preparador ya que ha sido un destacado profesional del entrenamiento en Venezuela con varios ejemplares clásicos en su haber. Comenzó su actividad con un peso cercano a los 440 kilogramos, pero con el pasar del tiempo se fue desarrollando hasta promediar los 470 kilos (incluso llegó una vez a 480).

 

Tomando en cuenta lo comentado sobre su padre no debe extrañar que su estreno se produjera en la primera selectiva para los potros de dos años, el 26 de agosto de 2012 participó en la Copa Juan Arias con la monta del experimentado José Martín Toro, mostrando esa velocidad que le caracterizaría para pelear la punta en 22”1 los primeros 400 metros pero justo allí comienza a abrirse hasta perder toda oportunidad de triunfo, finalizando décimo a 23 cuerpos del vencedor Enmascarado que agenció 65”2 para 1100 metros. Comentario aparte, ver el vídeo de esta prueba me produjo algo de nostalgia, pues hace menos de una década todavía se podía ver una selectiva para dosañeros en el mes de agosto con una nómina de diez o más participantes (acá fueron once).

 

Tres semanas más tarde comenzó a mostrar su verdadero potencial cuando en el Clásico Victoreado frente a un lote de seis inscritos (corrieron 5 por el retiro de Enmascarado) fue capaz de tomar la punta desde el brinco marcando parciales de 22”2 y 45”4 logrando venirse cómodamente de punta a punta, superando por 4 ½ cuerpos al debutante Desenfrenado en tiempo de 73” para 1200 metros. Cabe acotar que cerró como primer favorito en taquilla (1/5), evidenciando que a pesar del frustrado debut por su indocilidad había enseñado en los traqueos su pasta de buen corredor, además de su bonito físico y origen.

 

 

El 13 de octubre intervino en el Clásico Cavepro que se convertiría en una de las carreras más recordadas de la temporada por su desenlace, allí se enfrentaban los mejores potros del momento incluido el regreso del invicto Enmascarado que se cotizó como principal favorito. Sin embargo, el nacido en La Mulera logró asumir el mando con parciales de 22”2 y 45”3 entrando con clara ventaja luego de girar la última curva, pero aflojó en los metros finales para ver como el debutante Tío Morocho con una bestial atropellada le arrebató el manjar de la boca, conquistando en gran forma el triunfo con 2 cuerpos sobre Tie Hand que mantuvo el segundo y luego arribarían Coronado Park, Desenfrenado y Enmascarado. El tiempo final fue de 72”2 para 1200 metros, con remate de 26”4 en los últimos 400 metros, aunque el ganador con seguridad bajó de 25” porque venía a diez cuerpos o más cuando entraron en la recta final.

 

Tras confrontar algunos problemas físicos que lo alejaron par de meses, volvió a la acción el 23 de diciembre para disputar el Gran Premio Asocrinca versión potros en calidad de favorito unánime (1/9) pero fracasó realizando la peor actuación de su campaña finalizando quinto y último fuera de carrera detrás del vencedor El de Visur que ganó por más de 9 cuerpos sobre Pacific Jet en tiempo de 85”4 para 1400 metros. De acuerdo a los resultados parecía que aún no había superado del todo esas dolencias que le aquejaban.

 

Regresó el 17 de febrero de 2013 en el lote de G-1 pero le tocó enfrentar a Kayak, prospecto del Stud Papá Juan que entrenaba Juan Carlos Ávila que no solo logró mantener allí su invicto en dos salidas sino que se retiró de la pista imbatido en tres, allí arribó cuarto a 6 cuerpos del vencedor, luego de esa actuación iría a un prolongado reposo.

 

Reapareció tras más de seis meses de inactividad fue inscrito el 8 de septiembre en el lote de G-1 pero que bien pudo ser una selectiva por la calidad de los participantes, con la monta de Emisael Jaramillo mostró su habitual velocidad, pero no pudo con el ganador Río Negro y Jake El Pirata (ambos futuros ganadores clásicos) que lo relegaron al tercero a unos 5 ¾ cuerpos del vencedor que agenció 78”4 para 1300 metros. El 5 de octubre con la monta de Maykor Ibarra arriba quinto a diez cuerpos de Andrés Emilio y a la semana siguiente finalizó cuarto a 6 ¼ cuerpos de Madiba, en ambas dando ventajas en la partida.

 

A pesar de hilvanar una cadena de seis derrotas pareciendo a simple vista “enlotado” en G-1 sus allegados se animaron a inscribirlo el 3 de noviembre en el Clásico Grano de Oro con la monta de Eder Martínez donde realizó una excelente carrera porque fue capaz de batallar la punta con el campeón sprinter Jorge Prince en parciales de 22”3 y 45”2 corriendo a su lado hasta el giro de la última curva, finalizando sexto a 8 ¼ cuerpos de Eccole Qua que sacó provecho de esa pelea para liquidarlos abajo en tiempo de 71”4 para 1200 metros. Sin embargo, lo que vendría a continuación demostraría que haberlo enfrentado a los mejores daría excelentes resultados para recuperar el brillo que exhibiera en sus inicios.

 

Dos semanas después pasó a manos del entonces aprendiz Eglinder Betancourt bajando de nuevo a G-1 donde logró meter un galope de punta a punta por 6 ¾ cuerpos sobre Mr. Day en tiempo de 65” para 1100 metros, en la que sería la victoria número 60 para el jockey que de esa manera se graduó como profesional. El 30 de noviembre subió a G-2 para repetir ganando de punta a punta por 4 ¼ cuerpos sobre El Cumaco marcando 71”3 para 1200 metros, finalizando así sus actuaciones por esa temporada.

 

 

El 25 de enero de 2014 debutó como cuatroañero en el lote de G-2 o 3 pero tras una pelea inicial con Madiba (el que le ganó en octubre) entró con ventaja en la recta final, pero cayó vencido en el rayado por la atropellada de Flash Niky que lo superó por medio cuerpo. El 1 de marzo en el mismo lote con la monta de Johan Aranguren logró tomar la punta desde el vamos, pero cayó derrotado por el superior Matimuti finalizando tercero a 4 cuerpos. El 11 de mayo pasó a manos del aprendiz Brenys Estupiñan subido a G-3 o 4 pero perdió llegando segundo a 3 ½ cuerpos de Jake El Pirata (campeón sprinter ese año en La Rinconada), para que finalmente reverdeciera laureles el 8 de junio sorteando la pelea de notables velocistas como Pistacho Again y Someone Like You para obtener una sólida ventaja que le permitió contener la arremetida feroz de Chenoma al que superó por nariz en tiempo de 71”2 para 1200 metros.

 

Vista su buena condición fue preparado a conciencia para la Gala Hípica de Caracas donde intervino en el Clásico de los Sprinters logrando puntear desde el inicio marcando parciales de 22”2 y 44”4 pero se desinfló en la recta final siendo superado por Jake El Pirata y Mr. Pistacho que decidieron en final de foto, mientras Tie Hand mantuvo el tercero a 7 cuerpos, siendo conducido por Leonel Reyes Ramos. El 20 de septiembre con la monta de Manuel José Meleán en G-4, 5 o 6 logró vencer de punta a punta por un cuerpo y cuarto sobre The Miss Ángel en tiempo de 63”2 para 1100 metros. El 19 de octubre evidenciaría su gran momento cuando con la monta del aprendiz Joezer Rangel fue capaz de superar en G-3, 4 o 5 a Prince Again por 1 ¼ cuerpos en tiempo de 63”4 para 1100 metros a pesar de la presencia de Prince Emperor, un notable velocista que era entrenado por Juan Carlos Ávila que fue capaz de tomar la punta marcando parcial de 21”3 sobre Tie Hand, pero éste supo controlarlo y derrotarlo al final.

 

El 8 de noviembre estrenando la chaquetilla del Stud Rontos Racing Stable (Sr. Tomás Sánchez Mejías) regresó al lote selectivo cuando disputó el Clásico Grano de Oro que logró conquistar con una brillante conducción de Manuel José Meleán quien supo administrar las energías del raudo ejemplar al contenerlo en los primeros metros y luego acelerar el paso antes del giro de la última curva, de esa forma pudo marcar marciales de 24”1 y 46”4 para escaparse y derrotar a Jake El Pirata por 2 ¾ cuerpos en tiempo de 70”4, siendo su primer triunfo selectivo en más de dos años tras aquel clásico que ganó como dosañero.

 

 

Pero si su victoria en la capital fue emocionante lo que haría en Valencia rayó en lo sensacional, el 28 de noviembre fue inscrito en el Clásico Sprinters de Hinava ya que por la condición de la carrera se permitió la participación de ejemplares alojados en otros hipódromos. Enfrentando a cinco rivales incluido el también caraqueño Jake El Pirata (campeón sprinter ese año en La Rinconada) lograría la que a mi juicio sería su mejor triunfo por las características del mismo, ya que confrontó tropiezos en la partida que le impidieron accionar entre los punteros pero de a poco su jinete lo acercó a los líderes aunque a mitad de la recta final venía prácticamente perdido a varios cuerpos del puntero Stellar Trick solo que su arremetida fue tan impresionante que sorprendió hasta al veterano narrador Andor Tarkanyi logrando Tie Hand liquidar a sus rivales en el rayado para adjudicarse la importante prueba superando por pescuezo a Jake El Pirata y Stellar Trick que finalizaron empatados en el lugar de escolta, dejando 72”4 para 1200 metros.

 

 

Como nota adicional que podría darle más méritos a ese triunfo, luego del resultado en este evento selectivo los Comisarios del Hipódromo de Valencia suspendieron por un lapso de cuatro meses a los jinetes Samy Camacho (Maraverí) y Yervis López (Blaze Horse) por haberle causado los tropiezos a Tie Hand de forma intencional. Realmente considero que el vídeo de esta carrera es para verlo una y otra vez, por ser fuera de lo común ver a un notable velocista desarrollar tan feroz atropellada.

 

Tras un merecido descanso de casi tres meses fue inscrito para reaparecer en el Clásico Hylander efectuado el 22 de febrero de 2015 en tiro de 1400 metros, decisión algo arriesgada porque en la distancia había efectuado la peor actuación de su campaña a finales de 2012. Enfrentando a ocho rivales de cartel fue olvidado en la taquilla (6 a 1) a pesar del buen momento que venía atravesando, el mismo que ratificó en esta prueba con la conducción de Manuel Ángel Meleán pues tomó la punta siendo peleado brevemente por Maktub en parciales de 23”, 45” y 70”2 para caer en plena sentencia a pescuezo de Chenoma que con una atropellada fulminante (similar a la de Tie Hand en Valencia) logró vencerlo en gran carrera agenciando 84”2 para el recorrido.

 

Pese a la derrota demostró que seguía estando en su mejor estado, lo cual evidenció cuando un mes después con la monta de Rigo Sarmiento fue capaz de vencer de punta a punta en la Copa Gaceta Hípica, tras marcar parciales de 22”4, 45”2 y 70”3 logró completar los 1300 metros en 77”3 para superar por 3 ½ cuerpos a Modesto que se cansó de perseguirlo. Como nota adicional acotamos que a partir de esta salida comenzó a lucir la chaquetilla del Stud Same II aunque seguía perteneciendo al mismo propietario.

 

 

Llevado con calma para buscar la programación más acorde a sus medios locomotores intervino el 10 de mayo en la Copa Gran Abuelo con la monta de Manuel José Meleán. Allí enfrentó a tres rivales de los Parilli que con inteligencia trazaron la estrategia de utilizar la velocidad de Hay Fe para pelear la punta al favorito buscando favorecer la atropellada de Artempus y Anubis, pero la calidad del hijo de Wildcat Heir se impuso y logró venirse de punta a punta en parciales de 22”2, 45”1 y 72”3 para completar en 80”1 para 1300 metros superando por medio cuerpo a Anubis que fue el único en acercarse al final, pero sin comprometer su triunfo.

 

 

Dos semanas después fue inscrito en el máximo lote común en calidad de primer favorito con la monta del aprendiz Joezer Rangel pero realizó una actuación totalmente contradictoria a lo que venía demostrando, pues aunque brincó bien su jinete pareció contenerlo quizás intentando correrlo de atrás quedando último y lejos de la punta (algo mortal en 1100 metros), aunque su condición era tal que desarrolló un fuerte remate en la recta final que le permitió arribar tercero a 1 ¼ cuerpo de Jake El Pirata que aprovechó las ventajas para ganar la carrera. Aunque no fue una selectiva queremos colocar este vídeo para que sea usted amigo lector quien juzgue el desempeño del binomio jinete-ejemplar en esta prueba, formando su propia opinión sobre la “normalidad” de esta derrota para el vistoso alazán.

 

 

Luego de aquella salida el caballo pasó a las manos del entrenador Gustavo Campos, quien a partir de ese momento y hasta el final de su campaña se encargó del cuidado del valioso ejemplar. El 18 de julio nuevamente fue inscrito en el máximo lote común regresando a su cabalgadura Rigo Sarmiento enfrentando a solo tres rivales ya que hubo varios retiros de la prueba logrando una nueva victoria de punta a punta al superar por pescuezo a Joyful Blue en tiempo de 76”3 para 1300 metros. El 9 de agosto conquistó de manera brillante la Copa Catire Bello al superar por 2 ½ cuerpos a Joyful Blue en tiempo de 77”3 para 1300 metros, luego de solventar la pelea inicial que le planteó Artempus en parciales de 22”1, 45”1 y 70”4 luciendo tan impecable condición que este fue su noveno triunfo en sus últimas doce salidas y perdiendo dos “increíbles” en el ínterin con atenuantes.

 

 

El 30 de agosto en el marco de la Gala Hípica de Caracas fue inscrito en el Clásico Internacional de los Sprinters donde lamentablemente le tocó enfrentar a Pedro Caimán (el que posiblemente pueda ser considerado el mejor velocista de La Rinconada en el presente siglo) que logró imponerse de punta a punta extendiendo su invicto a ocho salidas superando por 9 cuerpos a Tie Hand agenciando 68”2 para 1200 metros. A pesar de la derrota, fue una excelente actuación la del veterano corredor pues superó al resto del lote con facilidad, lástima que le salió ese “avión equino” que lo relegó al lugar de escolta, pero salió ganando la afición por la calidad del espectáculo.

 

Tras un breve descanso de dos meses fue inscrito en el máximo lote común el 31 de octubre llevando el top hándicap pero con su jinete Rigo Sarmiento, allí lamentablemente saliendo por el puesto uno sufrió un tropiezo en la salida que lo dejó penúltimo pese a lo cual su jinete logró ubicarlo por la parte externa y pasó a dominar con claridad antes del giro de la última curva pero terminó aflojando para ser superado en los metros finales por su principal enemigo Oh Pirata que lo aventajó por 2 ¼ cuerpos en tiro de 1300 metros. Cabe acotar que tras registrársele un peso físico de 470 kilos o más durante todo el año para esa salida dejó en balanza 460 kilos, lo que quizás pudo haber influido en su entrega de los últimos metros, luego de la cual fue enviado a un reposo.

 

La que sería su última temporada como purasangre activo ya con seis años comenzó el 21 de mayo de 2016 en el máximo lote común con la monta del aprendiz Pedro M. Páez (buscando el descargo), allí logró tomar la punta luego de que su jinete se quedara algo tranquilo en el inicio y tras breve pelea con Prince Emperor parecía escaparse a la entrada de la recta final pero no pudo contener el fortísimo avance de Prince Forever (favorecido por la acción en punta de su compañero de cuadra) que lo relegó al segundo a 2 ¾ cuerpos. El 5 de julio corrió en el máximo lote común de nuevo con Rigo Sarmiento quien logró controlarlo muy bien para anexarse un fácil triunfo de punta a punta por 4 cuerpos sobre Chenoma en tiempo de 76”4 para 1300 metros, en lo que sería su último triunfo como pistero.

 

 

Dos semanas después de nuevo en el máximo lote común participó como gran favorito (1/9) pero cayó vencido con todos los honores por Alfa Friend que logró superarlo por pescuezo prácticamente en el rayado luego de perseguirlo durante toda la recta final. Es importante acotar que accionó muy contenido durante los primeros metros, quizás preparándolo para correr de esa manera en lo que sería su próximo compromiso que sería de mayor envergadura por ser un evento grado uno.

 

En el marco de la Gala Hípica de Caracas participó el 4 de septiembre en el Clásico de los Sprinters (este fue su tercer y último intento en esta prueba, sin poder ganarla) con una selecta nómina de seis participantes entre los que destacaban dos “llaves” por sus cuadras: Comisario Mix y Real Onofre para Juan Carlos Ávila versus Rey Tesa y Tie Hand para Gustavo Campos, quien montó nuevamente a Manuel José Meleán sobre el importado en vientre. Había gran expectativa por el probable tren de carrera ya que en el papel se presentaban varios velocistas de cartel, lo que daba quizás mayor relevancia a las probables estrategias que trazarían los profesionales involucrados para el desarrollo de esta prueba. Sin embargo, en la práctica toda posibilidad de “pescar en río revuelto” se esfumó ante la poderosa exhibición de Comisario Mix conducido por Rigo Sarmiento que luego de apoderarse de la punta se limitó a galopar sin rivales hasta la meta para conseguir una victoria que le catapultaría a consagrarse como el Campeón Sprinter de La Rinconada en 2016, mientras que Tie Hand no pudo nunca hacer efectiva su atropellada (para lo cual le venían preparando) finalizando cuarto a unos 9 cuerpos del vencedor que agenció 69”3 para 1200 metros, luciendo realmente imbatible ese día.

 

Durante el mes de octubre estalló en el Hipódromo La Rinconada un paro de caballerizos que se extendió por casi tres meses acabando con el resto del calendario selectivo 2016, así que, teniendo en cuenta su edad y salud, los allegados a Tie Hand tomaron la decisión de retirarlo definitivamente de las pistas, por lo que no volvió a correr. Su campaña se resume en 13 triunfos de 32 salidas (de ellos tres clásicos y tres copas) completando con ocho segundos, cuatro terceros, tres cuartos y dos quintos más dos no figuraciones en pizarra, acumulando ganancias por el orden de Bs. 3.682.332 y dejando un bonito recuerdo como uno de los buenos velocistas que han pasado por nuestras pistas durante el siglo 21. Según reportaje del Diario Líder en Deportes, fue envíado como padrillo al Haras Bello Monte y solo nos queda esperar su descendencia, el cual esperamos sean tan veloz como su padre.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, Dr. Javier Farache, Diario Líder en Deportes.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, sábado 31 de julio de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados